18-09-2020 / 17:10 h EFE

Un estudiante de Ingeniería Forestal del Campus de la UVa en Palencia está desarrollando un proyecto de Etnobotánica en la Reserva de la Biosfera de los valles de Omaña y Luna, que tiene por objeto recopilar los usos y nombres vulgares de las plantas que se utilizaban tradicionalmente por la población de la zona.

El proyecto cuenta con el apoyo científico y financiero de la Reserva de la Biosfera de Omaña y Luna y es fruto de la iniciativa de Miguel Ángel Blanco, estudiante de Ingeniería Forestal de la ETS de Ingenierías Agrarias de la UVa en Palencia, que trabaja cada verano desde hace cuatro años en un puesto de vigilancia en Omaña (León), según ha informado la UVa en un comunicado este viernes.

Según señala Miguel Ángel Blanco el trabajo de vigilancia en Omaña le deja tiempo para "observar y pensar", así que decidió "bajar a los pueblos y preguntar a la gente mayor sobre los usos que daban a las plantas que veía a diario".

El siguiente paso fue contactar con la Reserva de la Biosfera de los valles de Omaña y Luna, donde ha encontrado apoyo científico y financiero para desarrollar esta idea, que le lleva a recorrer los 86 núcleos de población de estos valles leoneses para entrevistarse con las personas mayores que aún residen en la zona y preguntarles qué plantas utilizaban más, para que las usaban o qué nombre reciben en cada lugar.

El proyecto, que comenzó en el mes de julio y que se extenderá durante el próximo año, servirá también para trabajar en la conservación de las variedades tradicionales de cultivos frutales en los valles, con el asesoramiento del Consejo Científico de la Reserva, del que forma parte Estrella Alfaro, especialista en botánica y responsable del Herbario de la Universidad de León.

"Hay variedades que ya han desaparecido y otras de las que quedan muy pocos ejemplares en la comarca", ha afirmado el investigador que está recogiendo también la fitonimia de la zona para hacer un mapa de toda la comarca en el que figuren nombres de plantas.

Hasta el momento, ha visitado 15 pueblos donde ha recopilado hasta 150 especies de plantas diferentes que reciben 200 nombres vulgares según la comarca en la que se encuentren, algunos inéditos, y unos 300 usos.

Es el caso del Apio que se utilizaba para los niños cuando tenían lombrices, las flores del Espino mayolar que se usaban en infusión en Manzaneda de Omaña para regular la tensión, y de otras que ahora están prohibidas, como la llamada morga que se machacaba y echaba en el agua "para atontar a los peces, especialmente a las truchas para adormecerlas y poderlas coger con las manos".

Toda la información recopilada aparecerá publicada en el libro "Etnobotánica de la Reserva de la Biosfera de los valles de Omaña y Luna" y servirá como guía para impulsar otras actividades que permitan conservar los usos tradicionales de las plantas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD