18-09-2020 / 17:51 h EFE

Arca desde Barcelona, Ryoji Ikeda desde Tokio, Nicola Cruz desde Quito, Niño de Elche desde Madrid y los mejores djs locales desde Torre de Alta Mar han sido los protagonistas de la primera jornada del Sónar+D CCCB, la alternativa digital al Sónar Barcelona presencial que fue cancelado en junio.

La pandemia ha obligado ha cambiar de paradigma y el Sónar se ha adaptado a las circunstancias con un evento básicamente 'on line', aunque algunos privilegiados han podido asistir a las actuaciones en directo, que más que actuaciones han sido grabaciones en el plató montado a tal efecto en el CCCB de Barcelona.

Lejos de las multitudes que cada año se rozan al bailar en el Sónar de Día de Montjuïc o el Sónar de Noche de Fira Gran Vía, este año el público se ha quedado en casa, delante de un ordenador conectado al mundo, ya que los artistas han mandado grabaciones o han actuado en 'streaming' desde sus muchos y variados lugares de residencia.

Aunque uno de los más esperados, Arca, lo ha hecho desde el CCCB de Barcelona, el lugar donde el Sónar tuvo su sede diurna durante 18 años, antes de trasladarse a Montjuïc.

"Volvemos al CCCB con la misma voluntad exploratoria de siempre", ha dicho el codirector del Sónar, Ricard Robles, aunque en esta ocasión la exploración se hace sólo desde el Teatro del CCCB, mientras que en los viejos tiempos el festival ocupaba también las zonas exteriores con conciertos en vivo, algunos legendarios.

Este Sónar "especial y diferente", como lo ha definido su comisario, José Luis de Vicente, ha empezado por la mañana con el productor y artista Max Cooper, que se ha conectado desde Londres para presentar "Yearning for the Infinite", una sinfonía visual sobre el concepto de infinito.

Lo ha hecho asomándose a una pantalla pequeña situada sobre el escenario del Teatro del CCCB, al lado de Antonia Folguera, comisaria del Sónar+D y conductora del evento, y delante de otra pantalla más grande donde ha mostrado su proyecto.

Después han sido Nicola Cruz y Andrés Benavides quienes han asomado a las pantallas pequeñas, en esta ocasión dos, situadas también delante de la grande, donde han presentado temas inéditos.

Especialmente aplaudido en el 'chat' del evento ha sido la cápsula artística pregrabada que ha mandado Daito Manabe desde Tokio y en la que ha utilizado un software que transforma los datos en coreografías para convertir su cuerpo en un muñeco de plastilina que se ha desecho ante los ojos del espectador.

En este punto de la jornada, se ha activado el segundo canal del evento, en el que han empezado a pinchar djs locales desde la Torre de Alta Mar, situada en lo alto del teleférico de Barcelona.

Con unas espectaculares vistas de Barcelona tras ellos, se han situado frente a los platos djs como BB Cream, Rumbler, Shelly y Bill Baggins.

Desde otro punto de Barcelona, el centro de artes digitales IDEAL, han llegado las imágenes del músico Carles Viarnès actuando rodeado de las imágenes inmersivas de Alba G.Corral.

Dos de las actuaciones más esperadas de la jornada han llegado por la tarde: Niño de Elche recitando sus "Oraciones del siglo XXI" desde Matadero de Madrid y la venezolana Arca, que desde el CCCB ha vuelto a revolucionar el mundo de las divas.

También ha habido tiempo para mesas redondas con los realizadores de algunos de los mejores videoclips de la temporada y con expertos en las nuevas relaciones artísticas entre humanos y robots.

El festival continúa mañana con el preestreno del nuevo material de Maria Arnal y Marcel Bagés, y las piezas audiovisuales de John Talabot y desilence, entre muchos otros.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Junio 2022
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD