21-09-2020 / 11:33 h EFE

El primer ministro designado libanés, Mustafá Adib, advirtió este lunes que los retrasos que está enfrentando para formar Gobierno agudizan la crisis del país en medio del bloqueo de los grupos chiíes a facilitar un Gabinete en el que no mantengan sus cuotas tradicionales.

Adib indicó hoy en la red social Twitter que "cualquier retraso adicional agrava la crisis y la profundiza, y lleva a la gente a más pobreza y al Estado a más incompetencia".

Desde que fue designado el pasado 31 de agosto con el apoyo de prácticamente todos los bloques parlamentarios del Líbano, Adib ha tratado de formar un Gobierno con el que encarar la peor crisis del país en sus cien años de historia, agravada por la explosión del pasado 4 de agosto en el puerto de Beirut que asoló la capital.

La Comisión Económica y Social para Asia Occidental de la ONU (ESCWA, en inglés) estimó el pasado 19 de agosto en un 55 % la tasa de población en situación de pobreza en el país; es decir, unos 2,7 millones que viven con menos de 14 dólares al día, un porcentaje que el año pasado se situaba en el 28 %, un estudio que se realizó previo a la explosión.

El presidente francés, Emmanuel Macron, anunció en Beirut el pasado 1 de septiembre que los partidos libaneses se habían comprometido a formar un gabinete "en no menos de quince días", un plazo que expiró la semana pasada.

El nuevo primer ministro quiere que los ministerios roten y no mantengan el sistema de reparto por cuotas con el que se maneja el sistema sectario del país, lo que abre el camino a que el puesto de ministro de Finanzas sea para otro partido que no corresponda al grupo chií Amal, principal aliado de Hizbulá.

Pese a no haber un acuerdo escrito, el nombre de ministro de Finanzas ha sido designado por Amal desde el final de la guerra civil libanesa, en 1990, cuando se acordó que los asientos en el Parlamento serían repartidos por cuotas sectarias que deben corresponder a las 18 comunidades religiosas reconocidas en el Líbano.

El bloque chií, el más influyente en el Parlamento libanés y que cuenta con el respaldo del partido cristiano maronita Corriente Patriótica Libre del presidente Michel Aoun ha rechazado categóricamente la presión exterior que está ejerciendo Francia para la designación del gabinete.

Adib insistió en "la colaboración de todos para facilitar la formación de un Gobierno con un programa específico, que anteriormente las partes prometieron a apoyar, formado por especialistas capaces de iniciar el trabajo para sacar al país de las crisis y hacer que el ciudadano recupere la confianza en su patria e instituciones".

El propio Aoun llamó en su último discurso televisivo a la nación a que el Líbano sea un "Estado laico" como solución a la "crisis sin precedentes" que atraviesa el país y para así abandonar el sectarismo después de la explosión en el puerto de Beirut que dejó más de 190 muertos, más de 6.500 heridos y a más de 300.000 personas sin hogar.

El domingo, el patriarca de los cristianos maronitas del Líbano y figura influyente en la política, Bechara Rai, afirmó en su sermón dominical que ninguna secta religiosa tiene la potestad de ser el "dueño" de un ministerio.

"¿En qué capacidad una secta exige un ministerio como si fuera el dueño, obstaculizando la formación del Gobierno hasta que obtenga lo que quiere y causando parálisis política?", dijo, y añadió: "¿qué ley constitucional permite el monopolio de una cartera ministerial?".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD