22-09-2020 / 17:42 h EFE

Un paso de peatones separa dos zonas sanitarias en el distrito madrileo de Puente de Vallecas, una de ellas con restricciones de movilidad y otra no. Son fronteras invisibles que se repiten en varios puntos de la regin y que crean confusin e indignacin entre vecinos y comerciantes.

La boca del Metro de Miguel Hernndez, en Puente de Vallecas, est en la acera de la zona restringida, pero no es el caso de la parada de autobs que est al otro lado de la calle.

Es una de las zonas fronterizas de las 37 reas sanitarias que tienen restricciones de movilidad desde el lunes, la mayora ubicadas al sur de la Comunidad de Madrid y cuyos habitantes slo pueden salir para actividades imprescindibles, como ir a trabajar.

Un pequeo parque permanece abierto a un lado de la Avenida de la Albufera, en el rea sanitaria de Rafael Alberti, en Puente de Vallecas.

En esa zona todava no hay restricciones pero podra llegar a haberlas, ya que este martes supera la incidencia de 1.000 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes, uno de los criterios fijados por el Gobierno regional para adoptar esta medida.

Al otro lado de la misma avenida est el rea de Federica Montseny, restringida por superar la incidencia y donde tambin hay un pequeo parque, pero cerrado.

"En esta zona hay mucha confusin (...) hay calles en las que tenemos que cerrar el bar a las diez y resulta que el de enfrente lo tiene abierto, esto de verdad que es una locura, estamos muy indignados", comenta a Efe Isabel, que regenta un bar en el rea restringida de Federica Montseny.

Asegura que cerrar a las diez de la noche va a causar en su negocio "un perjuicio tremendo", as como tener "la mitad de las mesas" y, adems, ha notado que la gente "no sube al bar" porque est todo el mundo confundido y muchos de sus clientes viven al otro lado de la avenida.

Rafael espera a su mujer frente al ambulatorio de Rafael Alberti, que aunque pertenece a un rea sin restricciones se ubica en medio de una zona donde s las hay.

Lleva justificante y pese a que no le han puesto "ninguna pega", no entiende "por qu a un lado de la calle s hay restricciones y al otro no".

A escasos 100 metros de este ambulatorio est el de Federica Montseny, en rea sanitaria restringida y donde una enfermera seala que en Madrid es posible que vivas en una zona sin estas medidas pero tengas tu mdico o tu enfermero aqu.

Al cruzar la avenida de la Albufera y adentrarse en la zona de Rafael Alberti el panorama es bastante diferente al no haber restricciones.

Hay ms gente y ms negocios abiertos, como el de Ana, que dirige el bar Sevilla, y aunque de momento "el horario" y el "aforo" siguen igual dice que hay "muchas dudas" porque "ms arriba por lo visto tienen que cerrar a las 10 y el aforo se limita".

"Espero que la gente de all no se venga para ac cuando cierren sus bares", piensa, preocupada.

Puente de Vallecas no es la nica zona con varias 'fronteras' confusas en la Comunidad de Madrid.

La calle Alcal, en la capital, tambin hace de cruce entre dos zonas con restricciones y una que no las tiene: el rea de Daroca tiene una incidencia de 1.244 casos y Doctor Cirajas de 1.319, ambas restringidas y separadas por un par de pasos de peatn del rea de Estrecho de Corea, sin estas medidas y con una incidencia de 820.

En uno de esos cruces est Milagros Caballero, mdico de familia de Madrid Salud informando a la poblacin del distrito de las nuevas medidas, "un poco complicadas" en este punto porque "la mitad de la calle es zona restringida y la otra mitad no", por lo que la gente no para de preguntar "por dnde se pueden mover".

"La gente tiene la costumbre de comprar el pan en el mismo sitio y nos preguntan si se pueden o no se pueden mover; hay confusin porque muchos no entienden que en algn lado hay que poner el lmite", argumenta.

Es el ejemplo de Francisco, que vive en una de las calles afectadas por las nuevas medidas y se ha acercado a preguntar porque "normalmente" va a comprar a un supermercado que est fuera de su zona y ahora sabe que no puede ir porque no puede "cruzar la calle".

"Mi familia tampoco puede venir a verme, pero si es por algo que va a ayudar, pues es bueno supongo", comenta pensativo, mientras espera para volver a cruzar al rea "confinada".

A un lado de Alcal, en la zona a la que todava no le afectan las nuevas medidas a la movilidad, est el bar Docamar, muy conocido en el barrio y que an sigue manteniendo su hora de cierre hasta las 1 de la maana y el aforo de la terraza.

"En teora al otro lado de la calle estn al 50 % de aforo y cierran a las 10 de la noche", seala Ral, que regenta el local, y que asegura que "por lgica" las restricciones al otro lado de la calle Alcal le han afectado ya que hay clientes que "no pueden venir", por lo que han perdido entre un 30 y un 40 por ciento de los habituales.

Adems, ocho de sus trabajadores viven en otras zonas afectadas y han tenido un poco "confusin global" para ver a quin haba que hacerles justificantes para ir a trabajar.

A tres minutos andando est la peluquera de Vicente, que pertenece al rea restringida de Doctor Cirajas, y que est abierta "para cubrir gastos, si es que llega, porque beneficio cero", lamenta el dueo, que asegura que esto es "una debacle".

La afluencia de clientes ha bajado a la mitad y el mircoles, cuando empiezan a multar, Vicente cree que la gente coger "ms miedo" por lo que "esto va a ser la puntilla" despus de tres meses "nefastos y de hundimiento absoluto del negocio".

"Al otro lado de la calle no hay restricciones, fjate la diferencia que hay de una acera a la otra", le dice al nico cliente que hay en esos momentos en esta pequea peluquera, al que le devuelve un movimiento de resignacin con la cabeza.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo ms tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2021
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD