06-10-2020 / 20:40 h EFE

La oposición se ha servido este martes de un pleno monográfico sobre la situación provocada por la pandemia de la COVID-19 en el Parlament para criticar la gestión de la crisis llevada a cabo por el Govern y, en particular, por la consellera de Salud, Alba Vergés.

Esta tarde ha tenido lugar la primera sesión del debate específico sobre la crisis del coronavirus en Cataluña, propuesto por el grupo de Ciudadanos.

La oposición ha coincidido en censurar el liderazgo de Vergés al frente de la conselleria, si bien por razones distintas, acordes en general con lo esperable por cada grupo parlamentario.

Vergés ha destacado la "adaptación acelerada" del sistema catalán de salud a la crisis de la COVID-19 y ha fijado como "reto" inminente recuperar progresivamente las intervenciones que la pandemia ha obligado a aplazar.

Ha aprovechado asimismo la ocasión para anunciar que el Govern incorporará otras 600 personas al servicio de vigilancia epidemiológica y ha ensalzado la actuación del sistema de salud ante este "virus inhumano" frente al que no existe "manual de instrucciones".

La consellera ha censurado que el Ejecutivo central apostara al comienzo de la pandemia por "un estado de alarma recentralizador", que ha dicho que se alejaba de lo que "necesitaba la ciudadanía".

Además, ha celebrado que el Govern "no se fiara" del "modelo recentralizador" de compra de material sanitario, porque en ese caso ha asegurado que la situación "habría sido peor".

Minutos antes había tomado la palabra el vicepresidente del Govern en funciones de president, Pere Aragonès, que ha advertido de que "la financiación de la sanidad es insuficiente" y de que existe "un desajuste" de 10.000 millones de euros entre lo que recibe la Generalitat (51.000 millones) y el coste real (61.000 millones).

Después de rechazar hacer "comparaciones electoralistas y demagógicas" entre comunidades autónomas, ha explicado que los datos más recientes de afectados "indican que no podemos bajar la guardia, porque persiste el riego de rebrotes" y aunque "nos permiten gestionarlos, hay que seguir adoptando decisiones".

La portavoz del Govern y consellera de Presidencia, Meritxell Budó, ha indicado en su intervención que el Govern actúa contra el coronavirus "implicando a todos" y "con responsabilidad, anticipación y rigor".

El debate lo ha abierto el presidente parlamentario de Cs, Carlos Carrizosa, que ha censurado la gestión sanitaria y ha pedido que aumente su financiación empezando por los 900 millones de euros que la formación naranja calcula que se dedican al 'procés'.

A su vez, la diputada del PSC-Units en el Parlament Assumpta Escarp ha acusado al Govern de haber sido "desleal" tanto con el Gobierno central como con los entes locales en la gestión de la pandemia y de haber utilizado "las críticas y las discrepancias para levantar muros".

La líder de Catalunya en Comú Podem, Jéssica Albiach, ha lamentado que en los años que la conselleria de Salud ha estado en manos de ERC no se hayan revertido, ha dicho, los recortes del Govern convergente de Artur Mas.

Por su parte, el diputado de la CUP Vidal Aragonès ha criticado al departamento de Salud y a ERC por no haber "estado a la altura" durante la crisis de la COVID-19 y por no romper con el legado de la "sociovergencia sanitaria".

Mientras que el parlamentario popular Santi Rodríguez ha aseverado que el Govern de la Generalitat "no puede garantizar" la salud del conjunto de los catalanes.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD