07-10-2020 / 14:10 h EFE

La Cruz Roja de Cataluña ha ayudado a un total de 485.863 personas entre marzo y agosto, un 143 % más que el mismo período del año anterior a consecuencia de la COVID-19, en una campaña de emergencia que ha calificado de "insólita" y que ha advertido que se prolongará en el tiempo.

En una rueda de prensa, el presidente de la entidad en Cataluña, Josep Quitet, ha calificado la ayuda humanitaria de "primerísima necesidad", por lo que la organización ha entregado al casi medio millón de personas atendidas 2.478.265 kilos de alimentos, así como 47.261 equipos de higiene.

Cruz Roja ha informado de que ha hecho 159.055 llamadas de seguimiento, prevención y promoción de la salud, entre ellas a un 14 % de las personas atendidas que viven solas y que no tienen ni soporte asistencial ni emocional, al mismo tiempo que ha subministrado 806.295 mascarillas.

La entidad también ha instalado nueve albergues en los que poder hacer confinamientos seguros, en colaboración con los municipios donde se han levantado, y otros seis destinados a la campaña de temporeros, en este caso conjuntamente con la Generalitat.

Cruz Roja ha comunicado -a partir de un informe propio sobre el impacto de la COVID-19 en los colectivos vulnerables- que mayo fue el mes en el que hubo un mayor incremento de personas que pidieron ayuda, con un aumento de 7.637 personas, casi tres veces más que en el mes de mayo del año pasado.

En total, la institución ha anunciado que desde marzo hasta el pasado mes de agosto, el número de altas de personas atendidas ha ascendido hasta las 35.857, cuando en el mismo período de 2019 esa cantidad fue de 14.763 personas.

La responsable del informe de Cruz Roja, Pilar Millán, ha afirmado que la pandemia ha hecho que las personas atendidas respondan a una gran diversidad de perfiles, entre ellos ciudadanos de entre 30 y 44 años cuyos ingresos se han reducido o que han perdido el empleo debido ala COVID-19.

Asimismo, según datos de Cruz Roja, la mayoría de familias atendidas han sido parejas con hijos (50,2 %), seguido de las familias monoparentales con madres al frente (19 %), y que los núcleos familiares han sido mayoritariamente de 4 personas (21 %).

Cruz Roja Cataluña también ha comprobado que un 27 % de las familias atendidas han sufrido dificultades de conciliación familiar, y que un 43 % de ellos han tenido dificultades para que los niños pudieran seguir el curso escolar durante el confinamiento, sea por las características de su entorno o por la dificultad a la hora de acceder a dispositivos tecnológicos.

Como consecuencia de la COVID-19, un 39 % de las personas atendidas han perdido su trabajo, elevando a un 55,4% el número de personas desocupadas, y un 13 % disponían solo de la ayuda de Cruz Roja, según el informe.

Según la coordinadora provincial de Cruz Roja en Tarragona, Anna Sabaté, la COVID-19 ha afectado emocionalmente a la gente atendida, ya que un 56,2 % de las personas encuestadas han reconocido tener miedo al virus y a la incertidumbre que este provoca, y también han confesado verse afectadas mentalmente por el confinamiento.

Cruz Roja ha reunido a 7.353 voluntarios, de los cuales 4.681 han sido de nueva incorporación, sobre todo jóvenes, y también ha recaudado 10.267.142 euros gracias a las ayudas del sector empresarial y de la Administración Pública, que han permitido hacer frente a las necesidades básicas de las personas.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Enero 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD