07-10-2020 / 19:40 h EFE

El tribunal del jurado que ha seguido el juicio en Albacete por la muerte a cuchilladas de una mujer en su domicilio a manos de su excuñado empieza mañana la deliberación del veredicto sobre la condena al autor confeso del crimen, M.R.G., y si concurren las circunstancias para condenarle por un delito de asesinato, como piden Fiscalía y acusación particular, o por uno dehomicidio como argumenta su defensa, que esgrime que el crimen no fue planeado ni premeditado, sino producto de "un ataque de ira incontrolado".

La vista antes de que se entregue al jurado el objeto del veredicto ha terminado esta tarde y M.R.G. ha hecho uso de la última palabra para mostrarse "arrepentido" y pedir perdón a la familia de la víctima: "Hice algo que no tiene justificación alguna, por muchas injusticias que yo veía en esos momentos, y pido perdón a sus padres, a mis padres que no están, a mis hijos", ha zanjado.

En la cuarta y última sesión del juicio se han escuchado las últimas pruebas antes de que las partes hicieran sus informes finales. La Fiscalía y la acusación particular han defendido que el crimen fue un delito de asesinato donde el fiscal pide 25 años de prisión, más otros dos años por allanamiento de morada, dado que el crimen ocurrió en el domicilio de la víctima, a primera hora del 4 de junio de 2018.

El fiscal ha insistido al jurado en que el juicio respalda que fue un asesinato, donde M.R.G. actuó movido porque culpaba a la víctima y a su familia de la separación y el proceso de divorcio que mantenía con su esposa, hermana de la fallecida.

Para la acusación pública "está fuera de duda" que el crimen fue "una conducta claramente premeditada, calculada, claramente estudiada" y que el proceder del acusado "estaba encaminado a conseguir el fin de dar muerte a su cuñada".

Según la acusación, el procesado esperó a su excuñada a que abriera la puerta de su casa para irse a trabajar, entró entonces tirándola al suelo y la apuñaló, luego la arrastró hasta la cocina, donde volvió a acuchillarla, de forma que le causó más de 100 heridas: "No era la primera vez que iba al domicilio de ella, este hombre iba maquinando que bien al padre, a una hija o a la otra, iba a acabar con su vida, como así sucedió", ha dicho el fiscal.

Por parte de la defensa de M.R.G., la consideración del crimen es un delito de homicidio en el que cabría aplicar bien las eximentes o atenuantes de "enajenación mental", intoxicación etílica y consumo de medicamentos porque estuvo toda la noche anterior bebiendo y tomando medicación, y atenuantes de confesión de los hechos y colaboración con la justicia que dejarían la condena en prisión de entre cinco y seis años, ha dicho su letrada.

Para la abogada de M.R.G., el crimen no estaba planeado y fue a su casa porque "quería hablar con ella, para tener información acerca de su mujer e hijos, separados unos meses por un incidente de violencia doméstica" y, ha agregado, que tenía "sus facultades alteradas" por el trastorno de personalidad que padece y el crimen fue fruto de "un ataque de ira incontrolado", ha subrayado.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD