08-10-2020 / 12:02 h EFE

La prominente activista de derechos humanos iraní Narges Mohamadi fue liberada este jueves tras ser reducida su condena de cárcel por actuar contra la seguridad nacional a ocho años y medio, según informaron su marido y el Poder Judicial de Irán.

Mohamadi, que dirigió el Centro para la Defensa de los Derechos Humanos de Irán, abandonó esta madrugada la cárcel de la provincia de Zanyán después de cumplir esos ocho años y medio de prisión.

El jefe del departamento de justicia de Zanyán, Abolqasem Sadeqi Niaraki, citado por la agencia oficial IRNA, explicó que se concedió "clemencia islámica" a la activista de acuerdo con la implementación de la legislación de reducción de castigos.

Su pena de prisión de diez años fue reducida a ocho y medio y, al haber cumplido ya ese periodo entre rejas, fue puesta en libertad, señaló el responsable judicial.

Mohamadi fue condenada por distribuir propaganda contra el régimen y "formar y administrar un grupo ilegal", entre otros cargos, a 16 años de cárcel, sentencia ratificada en 2016 por el Tribunal de Apelaciones, de los que debía cumplir, según la ley iraní, un mínimo de diez.

Su liberación fue anunciada también a través de Twitter por su marido Taghi Rahmani, quien indicó que Mohamadi salió de la prisión de Zanyán a las 3 de la mañana de hoy.

"Deseando la libertad para todos los presos", añadió Rahmani en su mensaje en la red social.

La campaña para pedir su liberación, en la que han participado organizaciones de derechos humanos como Amnistía Internacional (AI), cobró recientemente impulso después de que algunos informes apuntaran a que la activista había contraído la COVID-19 en prisión.

Con anterioridad, el pasado diciembre, la Fiscalía de la República Islámica le denegó la libertad condicional, mientras que en 2016 el Poder Judicial rechazó concederle un indulto.

Mohamadi que había luchado por la abolición de la pena de muerte en Irán y ya había estado anteriormente entre rejas, fue detenida por última vez pocos meses después de que mantuviera una reunión en 2014 con la entonces jefa de la diplomacia de la Unión Europea, Catherine Ashton.

La activista, madre de dos hijos, fue trasladada a Zanyán a finales de 2019 tras participar en una protesta pacífica en la prisión de Evin de Teherán, en la que estaba inicialmente detenida.

Durante su largo periodo entre rejas, Mohamadi estuvo un tiempo en celda de aislamiento y protagonizó una huelga de hambre, que agravó su estado de salud.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD