09-10-2020 / 18:24 h EFE

El taller profesional del pintor Pepe Cerdá aborda las últimas dos semanas de trabajos para la recuperación del mural de la Puerta del Duque de la Victoria, situado en una fachada de la Plaza San Miguel, que quedó destruido tras unas obras en el edificio donde estaba situado.

El consejero municipal de Urbanismo, Víctor Serrano, ha señalado que era un objetivo fundamental del Ayuntamiento recomponer este rincón "emblemático" de Zaragoza desde un punto de vista artístico y también jurídico.

En ese sentido, ha explicado que el mural desaparecido estaba sobre una propiedad privada que estaba en muy mal estado y que el área de Inspección tuvo que intervenir, con una inversión de 50.000 euros para recuperar la obra pictórica, que era ya "irrecuperable".

En cuanto al mural, ha destacado que hace que la Plaza de San Miguel no sea solamente una plaza de tránsito y movilidad, sino un espacio singular e importante en la ciudad.

Este, a su juicio, es un ejemplo de lo que los políticos deben hacer en las instituciones, que es contribuir a que los ciudadanos tengan una vida mejor, en este caso ligando las buenas prácticas urbanísticas a la cultura.

El artista ha explicado que el objetivo es que no se note diferencia entre el mural original y la copia, para que no sea "traumático" para los vecinos.

El nuevo mural se está elaborando con pinturas al silicato, una técnica que ha denominado como "el nuevo fresco" y que forma un cuerpo único con el muro que lo está soportando. Como ejemplo, ha nombrado el Ayuntamiento de Basilea (Suiza), que está pintado al silicato y lleva en pie 400 años.

La pintura mural a recuperar data de 1988 y representa la Puerta del Duque de la Victoria, que había formado parte de la plaza desde 1861 hasta 1919 y que está incluida en el inventario de Arte Público del Servicio de Cultura del Ayuntamiento.

Asimismo, el edificio cuya pared exterior soporta el mural (Reconquista, 4) se encuentra catalogado con un grado de protección de Interés Ambiental por el actual plan general y, además de encontrarse incluido en la delimitación genérica del entorno BIC del Casco Histórico de la ciudad, está incluido específicamente también en el entorno BIC de la Iglesia de San Miguel de los Navarros.

No obstante, el área de Urbanismo ha hecho un esfuerzo por dotar de protección jurídica al mural, dado que, en realidad, hasta la fecha no se había materializado.

"La consideración técnica de esta fachada inducía a un error que se ha mantenido hasta nuestros días y al que este Gobierno municipal se ha dado solución", ha apuntado el consejero.

La pared que ahora se ve es resultado de la demolición en su día del edificio número 2 de la calle Reconquista, que era de propiedad municipal.

La realidad es que la proyección artística se pensó para otra fachada, no para este muro resultante del derribo, que es del edificio número 4 y, de tal modo, hubo un error técnico y en realidad se ejecutó una intervención sobre bien ajeno al patrimonio municipal, cuando la fachada era de exclusiva propiedad del inmueble número 4.

La obligación de reparar la fachada por problemas estructurales y en consecuencia la necesidad de intervenir sobre el mural "ha provocado que se negociase con la propiedad del inmueble número 4 la constitución de una servidumbre que permitiese a este Ayuntamiento la patrimonialización del bien y el derecho a intervenir sobre el mural en orden a su protección", ha concluido Serrano.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Marzo 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD