09-10-2020 / 18:35 h EFE

El hogar y la escuela, dos espacios de encuentro y también de conflicto, son examinados en “El chico de la última fila”, un laureado texto de Juan Mayorga, estrenado en más de veinte países y que ahora se sube al escenario del Teatro María Guerrero (Centro Dramático Nacional) de Madrid bajo la dirección de Andrés Lima.

“Todo lo que ha pasado en estos meses ha resignificado la obra, todos hemos redescubierto nuestras casas y se ha producido un enorme desafío en la escuela; sin necesidad de hacer un discurso sobre lo que ha pasado, la obra ofrece una ocasión para pensar sobre ello”, ha resumido Juan Mayorga hoy durante la presentación telemática de la obra.

Además de ser representada en escenarios de todo el mundo, la obra fue llevada al cine por François Ozón en ”La Casa”, con Kristin Scott Thomas, y se alzó con la Concha de Oro en 2012, junto con otros premios.

“El chico de la última fila” está producida por la Sala Beckett -donde se estrenó en 2019- y llega ahora a Madrid con el reparto prácticamente renovado.

Alberto San Juan, Willy Toledo, Pilar Castro, Natalie Pinot, Arnau Comas y Guillem Barbosa; salvo estos dos últimos, el resto de los actores se incorpora al proyecto, que se estrena el 14 de octubre y permanecerá en el teatro hasta el 8 de noviembre.

El texto nace de una experiencia personal del propio Mayorga, cuando era profesor de instituto. En uno de los exámenes un alumno escribió: “Juan no puedo contestar nada porque no he estudiado, pero últimamente estoy jugando muy bien al tenis, el domingo me sacaron en el Marca voy a ser un campeón y tú y yo vamos a ir a celebrarlo”.

Al dramaturgo le pareció interesante que alguien usara un examen para contar su vida y ahí surgió la chispa que dio luz a una trama que narra la peculiar relación entre Germán, un maestro, su mujer y uno de sus alumnos, Claudio, con una excepcional capacidad narrativa.

El éxito del texto radica, a juicio de Mayorga, en los temas que aborda, con el hogar y la escuela como escenario. El texto analiza cuestiones como la transmisión de la experiencia, la locura de escribir, la magia de la literatura "o el deseo que todos tenemos de imaginar las vidas ajenas y meternos en ellas”, ha subrayado el dramaturgo.

“Hay muchos temas dentro de esta obra”, ha resaltado Lima, que cree que la pieza es una oportunidad excepcional para “reivindicar” el público en el teatro, tanto joven como adulto, en un momento en que los teatros no pasan por su mejor momento por la crisis sanitaria.

“El teatro es salud, mental y cromosómica”, ha reivindicado Lima, a quien el año pasado le concedieron el Premio Nacional de Teatro por su larga trayectoria.

La representación en Madrid inicialmente estaba prevista para mayo pero tuvo que ser suspendida por la crisis sanitaria del COVID-19. Su estreno está lleno de casualidades, una de ellas es que fue este escenario, el María Guerrero, el primero en el que tanto Mayorga como Lima vieron teatro por primera vez.

También es la primera vez que Alberto San Juan vuelve a coincidir en un escenario con Guillermo Toledo y Andrés Lima, desde sus años juntos en “Animalario”.

Lima no ha querido desvelar mucho del montaje y la propuesta escénica, no ha visto los montajes anteriores ni la película para no condicionarse: “La puesta en escena va a suceder dentro de la cabeza del espectador”, ha resumido.

El director ha querido dedicar el montaje de “El chico de la última fila” al fallecido Gerardo Vera.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD