14-10-2020 / 14:13 h EFE

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha desestimado los recursos presentados por el acusado de asesinar y abandonar en el maletero de un coche aparcado en Río Tinto (Huelva) al que había sido su socio en el cultivo de marihuana y ha confirmado una condena a 21 años y medio de cárcel.

La sentencia de la Sala de lo Penal del alto tribunal, a la que ha tenido acceso Efe, ha desestimado los recursos de apelación presentados por el principal procesado, Abel M. M., acusado de asesinar al que era su amigo de la infancia y con el que compartía un negocio de cultivo de droga en una nave de Atarfe (Granada)

La amistad entre ambos se fue deteriorando hasta que, en abril del 2016, la víctima avisó a Abel de que viajaría desde su domicilio, en Villanueva de la Serena (Badajoz), a la nave en la que cultivaban la droga.

El acusado le esperó escondido junto a la puerta de entrada, le puso una bolsa de plástico en la cabeza y le golpeó con la parte trasera de un revolver, lo que lo dejó aturdido antes de recibir hasta siete disparos que le provocaron la muerte.

Después de limpiar el escenario con ayuda de dos socios, el acusado trasladó el vehículo de la víctima y lo abandonó en Río Tinto (Huelva) para simular que el fallecido volvía a casa, ubicación en la apareció el coche con el cadáver en el maletero en mayo de ese mismo año.

La Audiencia de Granada celebró el juicio con jurado popular y dictó sentencia contra el acusado, condenado a 21 años y medio de prisión, y contra José D. S. y Eric José C. D., amigos y socios acusados por encubrimiento en esta causa y condenados a dos años y tres meses de prisión.

El TSJA ha desestimado los recursos presentados por el principal acusado y basados en la ilegalidad de la interceptación de las conversaciones que tuvieron los tres implicados en los calabozos de la policía, una medida aprobada por el juez instructor y que ha apoyado en su fallo el alto tribunal.

El condenado también consideró vulnerado su derecho a la presunción de inocencia por una condena sin pruebas directas, a lo que el TSJA ha contestado exponiendo que los restos de ADN del escenario, la alteración del suelo de su casa en el que había sangre de la víctima y las declaraciones de su entorno son suficiente prueba para la condena.

Así, ha descartado los argumentos y ha confirmado la condena a 21 años y medio de prisión por los delitos de asesinato y tenencia ilícita de armas en una sentencia contra la que cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2022
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD