22-10-2020 / 21:50 h EFE

Túnez decidió hoy prolongar dos semanas más el toque de queda en la capital y su periferia para tratar de frenar la aceleración del número de contagios por coronavirus, cuyo balance oficial asciende a 45.892 positivos y 711 fallecidos.

Desde el pasado 8 de octubre, los cerca de 1.5 millones de personas que viven en el área metropolitana del llamado "Gran Túnez" no pueden salir a la calle sin una autorización especial entre las 20.00 y las 5.00 horas local durante la semana, ni entre las 19.00 y las 6.00 horas los sábados y domingos; una medida emulada por la mayoría de regiones del país.

En total, 70 provincias han sido clasificadas como zonas de alto riesgo tras alcanzar una media de 100 casos por cada 100.000 habitantes durante los últimos 14 días.

Ante las quejas del sector de hostelería, el Gobierno eliminó la prohibición de consumir en cafeterías y restaurantes, impuesta una semana antes, y limitó el aforo en el interior al 30% y en terrazas al 50% para tratar de salvar a un sector clave en la economía nacional.

El uso de la mascarilla es obligatorio en los espacios públicos bajo pena de multa de 60 dinares (20 euros) aunque su aplicación no está extendida entre la población como tampoco la sanción a los infractores.

En un discurso a la nación, el nuevo primer Ministro, Hichem Mechichi, en el poder desde principios de septiembre, defendió este domingo las medidas personales de protección como la "única solución" ante la COVID-19 y descartó un nuevo confinamiento.

Por otro lado, el Ejecutivo criticó la pesada burocracia de la administración pública que impide la utilización de los 61,5 millones de euros recaudados por el ministerio de Finanzas gracias a las donaciones de empresas y particulares para apoyar al Estado en su lucha contra la epidemia.

"Tenemos que actuar con urgencia, estamos en una situación de guerra y es necesario romper con los procedimientos clásicos", lamentó Mechichi, que prometió reforzar los recursos humanos y mejorar el equipamiento del sistema público sanitario.

Túnez cuenta con un total de 850 camas de UCI entre el sector público y privado para una población de 11,5 millones de personas, por lo que las autoridades temen el colapso de un sistema ya de por sí precario.

Por su parte, el Ministerio de Educación reveló hoy haber registrado 1.390 casos positivos- la mitad de ellos estudiantes- en cerca de 700 establecimientos escolares desde el regreso a las aulas el pasado 15 de septiembre.

La curva de los contagios se ha multiplicado exponencialmente desde que el país decidiera abrir sus fronteras el pasado 27 de junio, que había registrado hasta entonces 1.200 casos y 50 decesos. Por ello el Gobierno mantiene la clasificación por países que impide entrar en el territorio nacional a todo viajero procedente de un país rojo -como España o Francia-, excepto que sean residentes.

En ese caso, y al igual que los clasificados en naranja como Italia y Alemania, es obligatorio presentar una prueba PCR realizada con 72 horas de antelación al viaje y observar una cuarentena de dos semanas, la primera en un hotel o centro designado por el Gobierno en caso de los rojos, y en el domicilio en caso del naranja.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2021
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD