28-10-2020 / 14:09 h EFE

Indudable en talento, desborde y capacidad, Joao Félix se enfrenta ahora a la inconstancia que aún le persigue en el Atlético de Madrid, a la que opone algunos partidos incontestables que reafirman sus posibilidades, reivindican sus cualidades y pronostican toda la dimensión que puede alcanzar el atacante portugués, aún pendiente de la confirmación absoluta de la regularidad, tan compleja como definitiva para su consolidación.

"¿Si es mi mejor partido? Es algo que os cabe decirlo a vosotros", esquivaba Joao Félix, ya al borde de la medianoche en su comparecencia ante la prensa, cuando su nombre ya recorría cada titular de cada medio de comunicación por el triunfo ante el Salzburgo, indispensable para su conjunto en el grupo A de la Liga de Campeones, del que es segundo, con tres puntos de seis posibles.

Su encuentro contra el Salzburgo, como también lo fue su partido frente al Granada en la primera jornada de la Liga de este curso, la segunda parte ante el Huesca o el Betis o, remontándose a la pasada temporada, su irrupción frente al Leipzig, su doble duelo contra el Lokomotiv Moscú o su 'doblete' al Osasuna el pasado mes de junio, no admiten duda, ninguna, pero otros encuentros sí. Son sus altibajos.

La inconstancia es su déficit hasta ahora. Y una de las cuestiones más recurrentes que surge de nuevo después de su transcendente partido. ¿Es su eclosión definitiva? ¿Ha encontrado ya la continuidad que no ha tenido antes? A sus ejemplos precedentes, también duelos de altísimo nivel, le siguieron otros menos buenos.

Ahora, en cualquier caso, desprende sensaciones distintas. Hay motivos para pensar que su imponente encuentro contra el Salzburgo será mucho más que un momento puntual, como ya tuvo en el pasado, y que tendrá un recorrido más amplio en el tiempo de los que tuvieron sus duelos con el Lokomotiv u Osasuna durante el curso precedente.

Sobre todo porque sus actuaciones más sobresalientes fueron aisladas en el tiempo la pasada temporada y aparecen más condensadas ahora, aunque sus cifras anotadoras sean más o menos parecidas al pasado curso: ahora suma tres goles en siete encuentros mientras que hace un año no alcanzó tal cifra hasta el noveno compromiso.

CUATRO GOLES EN LOS PRIMEROS 24 PARTIDOS, OCHO EN LOS ÚLTIMOS 18

De sus siete partidos de la actual temporada, hay al menos tres en los que fue de los mejores -o el mejor- de su equipo, con la puesta en escena contra el Granada quizá por encima de todos, aunque entonces sólo aportó un gol por los dos que logró este martes ante el Salzburgo. Su segundo tiempo en Huesca también fue de alto nivel.

No sólo eso, sino que su proceso de adaptación y maduración en la Liga española para un chico de tan solo 20 años -cumplirá 21 el próximo 11 de noviembre-, dio un paso más ya desde hace unos meses, cuando también reencontró con más asiduidad el gol: en sus primeros 24 duelos de rojiblanco anotó cuatro tantos; en los últimos 18 los ha doblado, con ocho, tres de ellos en la actual temporada.

Desde la derrota del 1 de febrero pasado ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu, cuando el Atlético retomó la regularidad que buscaba e inició la mejor racha como invicto en su historia en la Liga (21 partidos), él y Marcos Llorente son los mejores goleadores del equipo, con ocho tantos cada uno, seguidos por Morata, con seis; Saúl Ñíguez, con cinco, y Diego Costa y Luis Suárez, con cuatro.

Dos de esos goles los logró este martes contra el Salzburgo, aunque su encuentro fue más allá. "Tuvo un partido sobre todo regular. La regularidad que tuvo fue extraordinaria. Es un jugador fantástico. Cuando genera todo lo que generó en el compromiso, en el juego, en la dinámica, en la velocidad, en elegir cuándo, cómo y qué hacer seguirá creciendo. Lo único que queremos es ayudarlo, porque no tengo ninguna duda de que con un gran Joao el equipo será más competitivo", recalcó Simeone en declaraciones a 'Movistar'.

OCHO REMATES, CUATRO A PORTERÍA, UNO AL LARGUERO, DOS GOLES...

Él marcó dos de los tres goles de su equipo; además, los dos que provocaron y resolvieron la remontada, el primero con una estupenda combinación primero con Luis Suárez y después con Ángel Correa para el 2-2 en el minuto 51 y el segundo y decisivo para la victoria en el 85, cuando conectó de volea el envío a nadie de Thomas Lemar.

De sus ocho remates, dos fueron gol, cuatro tomaron dirección a la portería contraria -incluidos los dos tantos-, uno lo repelió el larguero con una fenomenal chilena y tres se marcharon fuera, aunque dos en sendas y claras oportunidades en el segundo tiempo, con un cabezazo y con un disparo que se perdieron por alto del marco rival.

Él concentró el 42 por ciento de los remates de su equipo (19) y la mitad de los que tomaron destino portería: cuatro de ocho. Nadie lo intentó más que él sobre el marco rival. Tampoco nadie en su equipo sufrió más faltas que él, con cuatro. Y fue el segundo que más pases recibió de sus compañeros, 43, por detrás de Koke, con 48.

También fue el único con el que conectaron mediante el pase todos y cada uno de los diez jugadores que partieron desde el once de Diego Simeone. "Tenemos una plantilla muy buena, con mucha calidad, tenemos muchas cosas buenas, estamos formando un grupo muy bueno y si seguimos jugando juntos y poniendo la calidad en el campo vamos a tener muchas alegrías", expresó el atacante luso tras el choque.

Su determinante partido se asoció catorce veces con Correa, entre ellas el gol del 2-2 con una pared, en una acción que había iniciado con Luis Suárez, con el que se alió en 12 ocasiones. "La conexión con Luis es buena, como lo es con Diego (Costa) o lo era con Álvaro (Morata, hoy en el Juventus). Luis es un jugador con mucha calidad, que tiene muchos goles. Es un icono del fútbol y jugar al lado de él es muy bueno", valoró Joao Félix cuando fue preguntado por el '9'.

Son las estadísticas concluyentes de su encuentro, aunque los números tampoco alcanzan a describir el liderazgo que asumió el delantero portugués, siempre activo, siempre en predisposición de atacar, regatear y hacer jugar a sus compañeros, más allá de que la elección de cada jugada -conducción, regate, pase, giro o tiro- aún admite alguna duda, y siempre en busca de una participación capital, a la que aún le falta la regularidad de los mejores futbolistas.

Se espera mucho de él. "Yo no tengo mochila ninguna. La mochila es de todo el equipo. Todo el equipo tiene que trabajar, que hacer cosas buenas y seguir así, que vamos a estar bien, no individualizando en cada jugador sino viendo que todos somos importantes", replica Joao Félix, de nuevo frente a la inconstancia.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Julio 2022
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD