01-11-2020 / 7:20: h EFE

El tifón Goni, antes considerado supertifón, bajó este domingo su intensidad al avanzar en el norte de Filipinas, aunque se mantiene la alerta ante el peligro de fuertes vientos y lluvias torrenciales en el norte del país.

Las autoridades han alertado del peligro de inundaciones y corrimientos de tierra en la isla de Luzón, donde se encuentra la capital y la más afectada por la covid-19, que ha causado más de 380.000 afectados y 7.221 muertes en el país.

Cientos de miles de personas han sido evacuadas ante la llegada de Goni, mientras que otra tormenta tropical, llamada Atsani, ha tocado también tierra por el noreste.

Según Pagasa, la agencia filipina de meteorología, una tormenta tropical se convierte en tifón cuando supera los vientos de 118 kilómetros por hora y en supertifón por encima de los 220 kilómetros por hora.

La agencia filipina informó por la mañana de vientos "destructivos" e intensas lluvias en la región de Bicol, con el tifón moviéndose de este a oeste hacia Manila y otros importantes centros urbanos en Luzón.

Esta isla es la más poblada de Filipinas, con cerca de la mitad de los 108 millones de habitantes en el archipiélago, y también su motor económico, ahora muy afectado por las restricciones de la pandemia.

Al menos 22 personas murieron al paso hace una semana de Molave, el último tifón en Filipinas que también ha causado estragos en Vietnam.

Un promedio de 20 tifones azotan Filipinas cada año y el más destructivo fue el supertifón Haiyan, que en noviembre de 2013 golpeó las islas de Samar y Leyte, matando a unas 7.000 personas y dejando a 200.000 familias sin hogar.

Haiyan golpeó con vientos de hasta 230 kilómetros por hora y ráfagas de hasta 315 kilómetros por hora.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2021
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD