01-11-2020 / 11:50 h EFE

La consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez, ha garantizado que durante el trasvase del salario social al ingreso mínimo vital (IMV) "nadie va a dejar de cobrar su prestación" y que todos los perceptores que actualmente cobran la ayuda regional y que no cumplan los requisitos para poder recibir la estatal seguirán recibiéndola.

A principios de septiembre, la consejería remitió al Instituto Nacional de la Seguridad Social casi 15.000 consentimientos expresos de perceptoras de la ayuda autonómica, una fórmula diseñada para evitar la carga burocrática.

Todas las personas beneficiarias del salario social tienen la obligación de solicitar la ayuda estatal, que es superior a la que se daba desde el Principado, que continuará pagando el salario social a determinados colectivos que no pueden acogerse al paraguas del IMV.

El Gobierno del Asturias ha destinado 1.012 millones al salario social desde su aprobación en 2005, una percepción que de media anual reciben 13.243 hogares en riesgo de exclusión, informa el Principado en un comunicado.

Actualmente, 21.960 hogares asturianos perciben esta ayuda, que se ha convertido en una “auténtica armadura social" que ha permitido combatir situaciones de extrema dificultad que puede sufrir cualquier persona o familia en algún momento de su vida, según ha destacado la consejera, que ha incidido en que uno de los principales objetivos del Gobierno de Asturias es facilitar el acceso al empleo de quienes cobran el salario social.

Para ello, la consejería suscribió en agosto un convenio con el Servicio Público de Empleo y trabaja en la búsqueda de nuevas fórmulas para que estas personas reanuden su actividad laboral y su proyecto de vida”, según la consejera.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2022
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD