03-11-2020 / 14:30 h EFE

El Real Zaragoza afronta el partido de este miércoles contra el Girona, aplazado en su día y perteneciente a la primera jornada de Segunda, con el descenso en los talones y con un grupo que no reacciona, lo que tiene a su técnico, Rubén Baraja, haciendo equilibrios en el alambre.

El enfrentamiento contra el conjunto catalán es uno de los dos que tiene aplazados el Real Zaragoza debido a haber disputado la Promoción de ascenso y le llega en un momento muy delicado, con el equipo marcando la línea de la salvación, pero con los mismos puntos que el decimonoveno, el Albacete, que está en descenso.

Por ello, se hace ineludible una victoria que supondría tranquilizar ligeramente las aguas revueltas que se viven en el club y le daría algo de crédito a un técnico al que no solo los resultados están arrinconando sino también la pobre imagen que está evidenciando el equipo.

Una muestra de ello es que lleva cinco jornadas consecutivas sin ganar, tres derrotas y dos empates, lo que supone haber sumado dos puntos de 15 y cuatro partidos sin marcar un gol.

El conjunto 'blanquillo' no es capaz de dominar las áreas con solvencia, ni la propia ni la rival, especialmente esta última, algo que en el fútbol es clave para poder ganar partidos, y más en Segunda donde los triunfos están muy caros.

Del inicial y reiterado sonsonete de la lucha por el ascenso de cada temporada, cuya única argumentación es la historia y el abolengo del club, se ha pasado a mirar hacia abajo con preocupación porque aunque al equipo maño le queda este partido frente al equipo gerundense y el del Almería por disputar para igualar al resto de conjuntos de la categoría, eso no implica que se vayan a ganar.

Además, en este tipo de circunstancias inesperadas surgen los nervios y una presión que también parece estar afectando a una plantilla que cada vez se ve más agobiada y que parece no tener la calidad suficiente, especialmente de medio campo hacia arriba.

Para el encuentro contra el Girona es probable que Rubén Baraja continúe realizando rotaciones debido a la acumulación de partidos y entre las opciones en este caso estaría la vuelta de "James" Igbekeme, que dejaría en el banquillo a Javi Ros, mientras que el canterano Francho, que debutó en el último encuentro y que fue uno de los pocos salvables, pugnaría por seguir con Eguaras.

También parece probable que el esloveno Haris Vuckic ocupe el puesto del uruguayo Gabriel "Toro" Fernández en la punta del ataque y que Luca Zanimacchia releve a Pep Chavarría en la banda izquierda del centro del campo. Igualmente cabe la duda de si Larrazábal podría ocupar el puesto de Bermejo.

Para este encuentro son baja por lesión Vigaray, Jair y Adrián.

Alineación probable: Cristian Álvarez; Tejero, Atienza, Guitián, Nieto; Bermejo o Larrazábal, Eguaras o Francho, James, Zanimacchia; Narváez y Vuckic.

Árbitro: Hernández Maeso (Comité Extremeño).

Campo: La Romareda:

Hora: 19.00.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD