05-11-2020 / 19:12 h EFE

Todos los partidos de la oposición han acusado este jueves al Gobierno austríaco de haber cometido fallos e ignorado indicios que habrían podido evitar el atentado islamista del pasado lunes, que dejó cuatro muertos en Viena y tras el que el Ejecutivo ha planteado reajustar los servicios de inteligencia.

El principal reproche al Ejecutivo, formado por el Partid Popular (ÖVP) y Los Verdes, se refiere a por qué la Agencia Federal para la Protección de la Constitución y la Lucha Antiterrorista (BVT) ignoró el pasado verano un aviso de los servicios secretos eslovacos sobre que el terrorista había intentado comprar munición en ese país.

Pamela Rendi-Wagner, jefa del Partido Socialdemócrata, planteó en una sesión extraordinaria del Parlamento por qué no le se controló más estrechamente tras recibir esa información que, aparentemente, no fue compartida por Interior, en manos del ÖVP, con el Ministerio de Justicia, controlado por Los Verdes.

El atacante, que hirió además a 22 personas, era un hombre de 20 años, austríaco de padres macedonios, que se declaraba seguidor del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

En 2018 fue detenido en Turquía cuando trataba de unirse al EI en Siria, y tras cumplir dos tercios de su condena de 22 meses, salió de prisión el pasado diciembre y siguió un programa para jóvenes radicalizados.

CRÍTICAS CRUZADAS

El propio ministro del Interior, Karl Nehammer, del Partido Popular austríaco (ÖVP), reconoció el miércoles que hubo fallos internos de comunicación cuando se recibió la información de Eslovaquia.

También los liberales y, sobre todo, el ultranacionalista FPÖ, han acusado al Ejecutivo de esos fallos.

"Lo que usted llama fallo de comunicación es la sentencia de muerte de cuatros personas inocentes" denunció Herbert Kickl, del FPÖ, quien fue ministro del Interior en el Gobierno de coalición que los ultras y el ÖVP mantuvieron hasta mayo de 2019.

Nehammer había acusado ayer a su antiguo socio de haber debilitado y "destrozado" al BVT cuando estuvo al frente de Interior.

Tanto el actual ministro como el propio canciller, Sebastian Kurz, han derivado también la responsabilidad al Ministerio de Justicia, por la salida prematura de prisión del luego terrorista, algo habitual y previsto por la ley, y porque los responsables del programa de desradicalización se dejaran "engañar" por él.

Desde el Gobierno, el vicecanciller Werner Kogler, del partido Los Verdes, ha dicho hoy que es preciso "reiniciar" el BVT y corregir y aprender de los errores y recordó que una comisión de investigación se ocupará de analizar lo sucedido.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2021
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 30    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD