11-11-2020 / 14:30 h EFE

La pandemia originada por la covid-19 ha puesto de manifiesto que se debe "integrar de un modo más decidido" la sanidad y la cooperación al desarrollo, y que es un momento idóneo para diseñar estrategias de desarrollo en esta crisis sanitaria.

Son las principales conclusiones del seminario “Cooperación al desarrollo y COVID-19”, celebrado este miércoles en Bilbao y organizado por la Fundación Sabino Arana, donde responsables institucionales, del mundo sanitario, de la academia y de las organizaciones civiles han debatido sobre el impacto de la pandemia en los objetivos y políticas de desarrollo, tanto a nivel local como global.

El director de Análisis de Políticas, ISGlobal, Gonzalo Fanjul, ha incidido en que la crisis del coronavirus ha alineado a países ricos y pobres alrededor de una agenda que incluye la lucha contra la pandemia y la protección de las economías.

"La desigual capacidad de respuesta está teniendo consecuencias devastadoras para la salud, el bienestar y la seguridad de cientos de millones de personas, así como para la capacidad de la comunidad internacional de apoyarles”, ha matizado Fanjul.

“La pandemia no sólo nos ha enseñado que dejarles caer sería tan inmoral como insensato, sino que abre la oportunidad a reformas largamente esperadas en las estrategias de desarrollo”, ha explicado, y ha hecho referencia a algunas de ellas como la nueva gobernanza de la salud global derivada de la vacuna, o el protagonismo de la salud global como determinante de la seguridad de los Estados.

También ha destacado el papel clave que en este contexto tiene que jugar la llamada cooperación descentralizada, “y de un modo especial la vasca, con sus capacidades propias y su valor añadido”.

David Noguera, presidente de Médicos Sin Fronteras; Ismael Díez del Val, cirujano del Hospital de Basurto y coordinador de la misión vasca en el proyecto sanitario "Experiencia de la delegación médica vasca a Perú para dar respuesta a la emergencia de la COVID-19"; y Cristina Calvo, enfermera de quirófano del hospital de Basurto y miembro de la delegación, han explicado en qué consiste esta experiencia pionera en la que participan el Gobierno Vasco y la ONG Médicos sin fronteras.

Díez del Val ha señalado los tres objetivos de la misión vasca en el país andino: “contribuir a la reducción del exceso de mortalidad y morbilidad debido a la infección por el virus, reforzar la gestión de las unidades hospitalarias dedicadas a covid-19 y la atención de los pacientes críticos, particularmente en UCI".

En la apertura del seminario, la consejera de Salud del Gobierno Vasco, Gotzone Sagardui, ha destacado que es un "orgullo" poder contar con personas comprometidas con la salud de los más desfavorecidos, aunque estos se encuentren a miles de kilómetros de Euskadi.

“El éxito y el prestigio alcanzado por Osakidetza se debe, en gran medida, a la calidad humana y profesional de los hombres y las mujeres que lo integran”, ha manifestado.

Por su parte, la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha subrayado la alianza entre el Gobierno Vasco -a través de los departamentos de su cartera-, Médicos Sin Fronteras y la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo, que abre "un nuevo itinerario por descubrir y potenciar”.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD