14-11-2020 / 16:50 h EFE

El primer ministro armenio, Nikol Pashinián, resiste el pulso de la oposición que exige su dimisión tras la firma del acuerdo de paz para Nagorno Karabaj, que prevé la entrega ya mañana de uno de los territorios disputados por Ereván y Bakú a la parte azerbaiyana.

"Llegó un momento cuando quedó claro que ya no se podía continuar luchando", dijo el primer ministro armenio durante una entrevista con la televisión pública, emitida anoche.

Pashinián aseguró que se vio obligado a firmar el polémico acuerdo para evitar que unos "20.000, 30.000 soldados fueran cercados" y cayera la capital de Nagorno Karabaj, Stepanakert.

LAS PROTESTAS NO CESAN

No obstante, la oposición armenia dejó claro que no tiene intención de parar las protestas, salvo que el primer ministro acceda a dimitir.

Las protestas contra el acuerdo con Azerbaiyán comenzaron en Armenia nada más conocerse el contenido del trato en la madrugada del 10 de noviembre.

Pese a los llamamientos de algunos políticos a la calma en tiempos de crisis, miles de ciudadanos salen cada día a manifestarse contra lo que consideran una "traición" para los intereses de Armenia.

Este sábado los opositores organizaron una marcha con velas en recuerdo de las víctimas del conflicto y anunciaron que celebrarán otro acto el domingo.

Hoy en Ereván fue detenido también el ex jefe del Servicio de Seguridad del país y líder del partido Hairenik (Patria), Artur Vanetsian, bajo las acusaciones de intento de usurpación del poder y preparación del asesinato de funcionario público.

Según la abogada de Vanetsian, Lusiné Saakian, su cliente estaría acusado de preparar el asesinato del primer ministro del país.

Por su parte, el jefe del partido "Armenia Luminosa", Edmon Marukian, aseguró que "el símbolo de la derrota" Pashinián debe marcharse y permitir la creación de un Gobierno de transición.

KELBAJAR, EL PRIMERO DE LA LISTA

El primer territorio que las fuerzas armenias entregarán a Azerbaiyán mañana, de acuerdo al "doloroso" trato con Bakú, tal y como reconoció el propio Pashinián, es la región de Kelbajar, situada entre Armenia y Nagorno Karabaj.

Las fuerzas armenias ocuparon esta región tras la guerra de los 1990 con Azerbaiyán junto con otras seis regiones alrededor del enclave.

Todos estos territorios, así como cerca del 30 % del territorio de Nagorno Karabaj, tienen que pasar bajo el control de Azerbaiyán antes del 1 de diciembre, según el acuerdo firmado el pasado 10 de noviembre.

En las redes sociales y los medios de comunicación se han difundido varias imágenes de los habitantes de Kelbajar que queman sus casas antes de abandonarlas para evitar que caigan en manos de las fuerzas azerbaiyanas.

Los lugareños también acuden en masa al antiguo monasterio de Dadivank para despedirse del santuario, encender velas y, en algunos casos, recibir el bautismo.

La parte armenia aseguró que ha cursado a la UNESCO comunicaciones para llamar la atención sobre su patrimonio cultural que se encuentra en territorios que se entregarán a Azerbaiyán en las próximas semanas.

SUBEN LAS VÍCTIMAS DEL CONFLICTO

Más de 2.300 militares armenios murieron en Nagorno Karabaj durante los 44 días que duró la guerra, finalizada este 10 de noviembre, informó este sábado el Ministerio de Sanidad armenio.

Según la portavoz de la cartera, Alina Nikogosyan, los médicos forenses armenios han tenido acceso a 2.317 cuerpos de los fallecidos hasta ahora.

Previamente, las autoridades habían informado de 1.383 militares fallecidos durante las seis semanas de las hostilidades.

Según Sanidad, las cifras sobre los muertos en el conflicto no son definitivas porque "continúa el intercambio de los cuerpos", que las partes iniciaron con la mediación de Rusia esta semana.

El presidente ruso, Vladímir Putin, afirmó este viernes que durante los combates en Nagorno Karabaj fallecieron más de 4.000 personas, entre civiles y militares, y más de 8.000 resultaron heridas.

CUMPLIMIENTO DEL ACUERDO

El contingente de paz ruso que velará por la seguridad en la región, según el acuerdo de alto el fuego entre Armenia y Azerbaiyán, ultimaba hoy su despliegue en la zona del conflicto.

Según el mando de la misión, el acuerdo sobre el cese de hostilidades se está cumpliendo en toda la región, donde no se escuchan disparos.

Desde el 10 de noviembre, Rusia realizó más de 100 vuelos a Armenia para transportar a pacificadores y equipos especiales que permanecerán en la región durante al menos cinco años.

Los militares, según el Ministerio de Defensa ruso, ya han desplegado 12 puestos de control a fin de inspeccionar la situación sobre el terreno "de forma ininterrumpida".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Diciembre 2021
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD