20-11-2020 / 14:40 h EFE

La dirección general de Consumo de la Junta ha recordado este viernes que los productos nuevos que se adquieran en empresas ubicadas en la Unión Europea tienen dos años de garantía, y que los de segunda mano tienen no menos de uno.

Esta garantía legal cubre los defectos o faltas de conformidad que puedan surgir durante los citados periodos, aunque en el caso de los productos de segunda mano -si no se pacta ninguno- se aplica el plazo general de dos años.

Además, las empresas pueden ofrecer una garantía comercial adicional que incremente el plazo de cobertura, según un comunicado de la Junta.

Si el defecto o falta de conformidad con el producto surge en los primeros seis meses tras su compra, se presume que se trata de un defecto de origen o de fábrica.

En este caso, será la empresa vendedora la que deba demostrar que no es así, y que se debe, por ejemplo, a un mal uso o mantenimiento del producto.

A partir de los seis meses, corresponde a la persona consumidora demostrar que el defecto ya existía en el momento de la venta y que no se ha dado por mal uso o mantenimiento del producto por su parte, una demostración que se realiza generalmente a través de un peritaje.

En todo caso, la reclamación de la garantía se debe realizar ante la empresa que vendió el producto defectuoso, que es quien debe responder durante el plazo de garantía.

Sólo en los casos en que resulte imposible o suponga una carga excesiva dirigirse a la persona que lo vende, por ejemplo, ante el cierre del negocio donde se adquirió el producto o por haberlo comprado en otra región o país europeo distinto, se podrá directamente reclamar a la empresa fabricante.

Para ello es importante conservar siempre la factura de la compra, así como el albarán de entrega si ésta es posterior, para poder probar las faltas de conformidad o defectos en el producto y presentar la reclamación en caso necesario.

Asimismo, es recomendable realizar las compras en establecimientos adheridos al Sistema Arbitral de Consumo, ya que de esta manera se garantiza que cualquier posible discrepancia pueda quedar resuelta de forma rápida y gratuita, sin necesidad de acudir a los Tribunales.

Igualmente, se recuerda que todos los establecimientos de Andalucía deben contar con hojas oficiales de quejas y reclamaciones a disposición de las personas consumidoras y usuarias que las soliciten, y exhibir un cartel que anuncie claramente su existencia.

Ante cualquier duda o consulta en materia de consumo, la ciudadanía puede contactar con Consumo Responde, un servicio gratuito de información y asesoramiento a las personas consumidoras y usuarias.

Se trata de un servicio multicanal, al que se puede acceder de forma continuada a través del número de teléfono 900 21 50 80, de la página web www.consumoresponde.es, del correo electrónico consumoresponde@juntadeandalucia.es; y de los perfiles en las redes sociales Twitter y Facebook.

También se puede recibir asesoramiento en los Servicios Provinciales de Consumo de las delegaciones territoriales de Salud y Familias presentes en todas las capitales de provincia, así como en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMIC), y en las organizaciones de consumidores y usuarios.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Noviembre 2021
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 30        
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD