28-11-2020 / 17:41 h EFE

El entrenador del Elche, Jorge Almirón, dio por bueno el empate ante el Cádiz (1-1), pero lamentó que la expulsión del argentino Lucas Boyé, en el descuento del primer tiempo, haya impedido a su equipo realizar el partido que tenía programado.

“La acción cambió el partido y nos perjudicó, porque teníamos variantes que había imaginado para el segundo tiempo. Tener ventaja ante este rival era importante”, dijo el entrenador, quien calificó como “exagerada” la segunda amarilla a Boyé “porque en el fútbol siempre hay contacto”.

El preparador argentino señaló que el empate ante el Cádiz le sirve sobre todo “por el esfuerzo de los jugadores” y recordó que el Elche sigue siendo un equipo en “construcción” que debe ir a más con el paso de las jornadas.

“Hoy jugamos con dos delanteros centros porque había que ser más directos, pero el partido cambia tras la expulsión. El equipo hizo un esfuerzo enorme para sacar este punto”, explicó Jorge Almirón, quien recordó que el Cádiz, pese a la superioridad numérica, solo creó una ocasión.

En cuanto a la situación clasificatoria del equipo ilicitano, que suma tres jornadas sin ganar a la espera de un calendario complicado, Almirón aseguró que en Primera “todos los rivales son difíciles”.

“Nos va a tocar perder algún partido seguramente, pero seguimos trabajando para mejorar al equipo. No me preocupa la situación”, concluyó el técnico.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2021
L M X J V S D
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD