03-12-2020 / 21:41 h EFE

El jurado ha declarado por unanimidad culpable de asesinato, con las agravantes de parentesco, alevosía y ensañamiento, a la acusada de asesinar a su novio de 35 puñaladas mientras dormía en la localidad de Lugones, Siero, en 2018.

Tras ocho horas de deliberaciones, los nueve miembros del tribunal popular han rechazado este jueves todas las eximentes y atenuantes de trastorno mental alegadas por la defensa por la discapacidad intelectual del 69 por ciento que presenta la acusada y han descartado que hubiera consumido drogas o alcohol.

Tras la lectura del veredicto, el fiscal Miguel Rodríguez Marcos y el abogado José Antonio Ballina, de la acusación particular, han mantenido su petición de 25 años de prisión y otros 10 de libertad vigilada.

Fuera de sala, la defensa, que pedía la absolución de la procesada, ha anunciado que recurrirá ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA).

El asesinato se produjo en la madrugada del 17 de julio de 2018 en el domicilio de los padres de la mujer tras una discusión por celos con su pareja, pues ella creía que la iba a abandonar para irse con una exnovia, según el relato de las acusaciones asumido por el jurado.

La acusada aprovechó que su novio dormía en la habitación y se dirigió a la cocina donde cogió un cuchillo con una hoja de entre 6 y 10 centímetros, regresó al dormitorio y de forma sorpresiva le asestó hasta 35 puñaladas, principalmente en el cuello y el abdomen.

Durante la vista oral celebrada en la Sección Tercera de la Audiencia de Oviedo, la acusada dijo estar arrepentida aunque aseguró que no recordaba ni la agresión ni lo ocurrido inmediatamente después, ya que había consumido "porros, cocaína, heroína y alcohol" pese a que dio negativo en las pruebas.

En su declaración, los policías que acudieron a la vivienda coincidieron en la actitud "tranquila" de madre e hija, que esperaron a los agentes fumando en el salón-cocina e incluso uno de ellos resaltó que se llegaron a poner de acuerdo delante de él ante una primera discrepancia sobre los horarios en que la víctima había llegado al domicilio y se había acostado.

Pero más extraña fue la actitud del padre que, según los testigos, pese a que había un cadáver en una habitación y en la vivienda estaban un médico forense, varios agentes y los servicios médicos pidió a los agentes que le dejaran seguir durmiendo porque al día siguiente madrugaba.

En sus conclusiones finales previas al inicio de las deliberaciones, el fiscal pidió al jurado que alcanzara un veredicto unánime de culpabilidad al considerar que la mujer es "un sujeto peligroso" que hizo una "carnicería" y el asesinato no debía salirle "gratis".

El fiscal incidió en que la acusada degolló a su novio movida por los celos patológicos que sentía de una mujer con la que la víctima mantenía una relación sentimental paralela y a la que había amenazado con que "o era para ella o para nadie".

Por su parte, la defensa alegó que la acusada sufrió un brote psicótico después de estar consumiendo drogas y alcohol con la víctima e indicó que lo que necesita es "ayuda, y no una prisión".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Febrero 2023
L M X J V S D
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD