04-12-2020 / 13:10 h EFE

El Parque de la Naturaleza de Cabárceno ha incorporado a su manada una pareja de bisontes lowland, un macho y una hembra del zoo de Poznan (Polonia), que llegan al espacio cántabro con fines reproductores para garantizar la diversidad genética de esta especie.

Los dos bisontes pertenecen a la subespecie lowland (de planicie) que junto con la caucásica conforman las dos familias de bisontes europeos, en cuya recuperación se está trabajando desde 1950 desde distintos ámbitos con la reintroducción de ejemplares en reservas y parques nacionales en estado de libertad o semilibertad.

Esa acción de conservación forma parte del programa europeo que, bajo la coordinación de la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (EAZA), se está llevando a cabo en diferentes países.

El Gobierno de Cantabria ha reconocido, en una nota de prensa, que esa colaboración entre zoos europeos está consiguiendo ampliar el número de ejemplares de estos mamíferos y mantener poblaciones sostenibles en cautividad.

Cabárceno es uno de los diez zoos europeos y parques que forman parte de este programa de reproducción de bisontes y el único de España integrado en su desarrollo.

Los otros zoos designados por la EAZA junto a Cabárceno se encuentran cinco en Polonia (Gdansk, Varsovia, Poznan, Wroclaw y Torun), tres en Alemania (Duisburgo, Núremberg y Springe) y uno en Dinamarca (Randers).

Actualmente, el bisonte europeo no se encuentra en peligro de extinción, pero sí está considerada una especie sensible debido a su baja diversidad genética y el alto grado de consanguinidad.

La mayor parte de los 6.000 bisontes que se estima que existen hoy en día en reservas, parques nacionales y zoos descienden de 12 ejemplares reintroducidos en Polonia en los años 50 del siglo pasado.

El macho llegado ayer desde Polonia se convierte así en el reproductor de la manada de Cabárceno, donde ya vivían cinco hembras, todas nacidas en el parque.

Con la incorporación de este ejemplar de dos años y la hembra de 13 meses, que también llegó ayer, la manada cántabra se amplía hasta siete bisontes en un recinto de seis hectáreas, que les permite vivir en un espacio amplio y en estado de semilibertad.

El objetivo es que Cabárceno se convierta en reserva genética del bisonte, por lo que la incorporación del macho reproductor se ha considerado prioritario por el programa de la EAZA.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD