06-12-2020 / 11:30 h EFE

La Junta de Extremadura ya ha activado el plan operativo de vialidad invernal para garantizar la seguridad ante las inclemencias meteorológicas en las carreteras autonómicas, que cuenta, entre otros recursos, con 197 trabajadores y 126 vehículos.

El plan, que se mantendrá hasta el 28 de febrero, pretende garantizar la seguridad vial en los 3.748 kilómetros que componen la red autonómica ante las inclemencias meteorológicas y mantener la accesibilidad constante y permanente a todos los municipios extremeños.

El dispositivo está compuesto por 197 personas, distribuidas en 10 zonas de conservación, y una flota de 126 vehículos, entre los que se encuentran 9 quitanieves, 12 todoterrenos y 14 camiones de carga.

Se han establecido además 15 zonas de acopio y almacenes de fundentes, según ha informado la Junta de Extremadura en una nota.

El plan operativo de vialidad invernal incluye las actuaciones a acometer antes precipitaciones en forma de nieve y heladas, así como el protocolo de aplicación de sal en calzada para evitar la formación de placas de hielo o la excesiva acumulación de nieve.

La función principal es el tratamiento preventivo en los tramos de riesgo de hielo, siempre que se alcancen unos parámetros de temperatura inferior a un grado centígrado y de humedad superior a un 85 por ciento.

Este tratamiento consiste en esparcir sal o salmuera para que no se formen placas de hielo en zonas de umbría o cuando la temperatura se vaya a situar por debajo de 0 grados.

Ante el aviso de posibles nevadas en cotas inferiores a la máxima existente en el tramo y, según las condiciones meteorológicas que se observen en la zona de conservación, los vehículos cargados de sal saldrán a realizar funciones de vigilancia y extensión de fundentes como medida preventiva en la zona con riesgo de heladas.

Una vez realizado el tratamiento preventivo, los vehículos seguirán vigilando con los saleros cargados, pendientes de que puedan producirse las primeras precipitaciones en forma de nieve.

En el caso de que comiencen estas precipitaciones, se iniciaría el tratamiento curativo con la intervención de la maquinaria y medios disponibles, explica la Junta.

Por otro lado, la Dirección General de Movilidad e Infraestructuras Viarias dispone de aplicaciones tecnológicas para la prevención de accidentes de tráfico en las carreteras de titularidad autonómica.

Se trata de un sistema de predicción y prevención de accidentes producidos por el efecto del hielo negro y otro sistema de detección y aviso de nieblas.

En concreto, en un tramo de la carretera EX-118, de Guadalupe a Navalmoral de la Mata, hay instalados unos sensores capaces de detectar en tiempo real la posible formación de placas de hielo de forma localizada sobre la superficie de las infraestructuras viales.

Este sistema optimiza, mejora y planifica las labores de mantenimiento y, a través de un algoritmo, establece el porcentaje de probabilidades de formación del hielo negro.

Además, se cuenta con un sistema de detección y aviso de nieblas en un tramo de la autovía autonómica EX-A1, en la que suelen producirse fenómenos de nieblas.

El sensor mide la visibilidad en los metros próximos y cuando esa visibilidad es inferior al umbral prefijado, se encienden, vía radiofrecuencia, las señales luminosas situadas a unos 500 metros aproximadamente del sensor, que avisan y previenen al conductor.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2022
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD