10-12-2020 / 18:00 h EFE

El presidente Turquía, Recep Tayyip Erdogan, recogió hoy el agradecimiento por todo lo alto de Azerbaiyán por el apoyo que le prestó en la guerra de 44 días con Armenia en Nagorno Karabaj, en una exhibición de fuerza de Ankara en el Cáucaso Sur.

Erdogan no sólo fue invitado de honor en la "Parada de la Victoria" en la Plaza de la Libertad de Bakú, celebrada justo un mes después del fin de la guerra, sino que presidió la exhibición militar junto al mandatario azerbaiyano, Ilham Alíev.

El líder azerbaiyanos no escatimó palabras de gratitud hacia su "hermano" turco, que con su apoyo a Bakú en la guerra en el Karabaj evidenció la creciente influencia de Turquía en el Cáucaso Sur, tradicionalmente uno de los patios traseros de Rusia.

Tras su discurso, Alíev cedió a Erdogan la tribuna, engalanada profusamente con banderas azerbaiyanas y turcas.

En un largo discurso, felicitó a los "soldados del Ejército de Azerbaiyán, que devolvieron el Karabaj a la patria después de 30 años de añoranza", en alusión al periodo de ocupación armenia.

ERDOGAN ELOGIA A ALÍEV Y CARGA CONTRA LAS AUTORIDADES ARMENIAS

El presidente turco, que acudió a Bakú con su esposa y miembros del Gobierno, como el ministro de Asuntos Exteriores, Mevlüt Çavusoglu, además de los máximos representantes del partido islamista Justicia y Desarrollo (AKP) fundado por él, no se quedó corto en elogios hacia el presidente anfitrión.

"Sin duda, uno de los factores más importantes de este éxito logrado por Azerbaiyán en el campo militar y diplomático se debe a mi querido hermano Alíev", dijo.

Una declaración firmada por Alíev y el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, junto al presidente de Rusia, Vladímir Putin, puso el pasado 10 de noviembre fin a la guerra, en lo que fue considerada en Bakú como una capitulación en toda regla de Armenia.

En virtud del acuerdo facilitado por Rusia, Bakú recuperó tres distritos ocupados -la soberanía sobre los cuatro fue restablecida durante los combates- y se garantizó un corredor a través de territorio armenio para unir Najicheván a Azerbaiyán.

La república autónoma azerbaiyana de Najicheván se encuentra enclavada entre Armenia, Irán y Turquía, y el corredor previsto en el acuerdo triparto permitirá a Ankara una comunicación terrestre directa con Azerbaiyán y, con ella, una salida al mar Caspio.

Además, Bakú ha garantizado a Turquía un papel en el centro conjunto con Rusia de supervisión del alto el fuego creado en territorio azerbaiyano, si bien son las fuerzas de paz rusas las que garantizan la parte del Karabaj que permanece bajo control de los armenios y la comunicación con Armenia.

El presidente turco aseveró en su discurso que las autoridades armenias durante decenios gastaron los recursos de su pueblo en retener los territorios azerbaiyanos ocupados.

"Aquellos que condenaron a Nagorno Karabaj a la destrucción, la muerte y las lágrimas deben recapacitar. Si el pueblo de Armenia extrae la debida lección (...), se abrirá una nueva página de desarrollo en la región", afirmó.

El presidente azerí dijo posteriormente, tras una reunión bilateral con Erdogan que, si los líderes armenios sacan las conclusiones correctas de la guerra, Armenia podrá participar en una nueva "plataforma de cooperación en la región".

Tradicionalmente, la cooperación incluye, en diferentes formatos, a Azerbaiyán, Georgia, Rusia, Irán y Turquía.

BAKÚ Y ANKARA EXHIBEN SU HERMANDAD DE ARMAS

La hermandad de armas entre Turquía y Azerbaiyán en la guerra fue simbolizada por la participación en la parada de 2.783 militares turcos, uno por cada soldado azerbaiyano que cayó en los combates, según el parte oficial de bajas.

En los 44 días de guerra en el lado armenio murieron 2.718 soldados, lo que eleva el total de militares caídos en ambos lados a más de 5.500. Además, fallecieron cerca de 150 civiles en la contienda, según las cifras ofrecidas por la partes beligerantes.

En el desfile participaron 3.000 militares azeríes, 150 unidades de armamento pesado, como piezas de artillería, carros de combate y sistemas de misiles antiaéreos, y se exhibieron diversos tipos de drones, que, según los expertos militares, fueron una de las claves de la victoria militar azerbaiyana.

No faltaron los trofeos de guerra: frente a la tribuna pasaron sistemas de misiles antiaéreos, cañones autopropulsados y carros de combate capturados a las fuerzas armenias, trasportados como todo el armamento pesado en remolques, para no dañar el asfalto de la plaza.

"Karabaj es de Azerbaiyán", rezaba la leyenda en un enorme panel con una multitud de matrículas de vehículos militares armenios instalada a bordo de un camión.

La instalación fue una respuesta a un montaje similar realizado por los militares armenios en la ciudad azerbaiyana de Kalbajar tras capturarla en la anterior guerra, que concluyó en 1994 con la ocupación de siete distritos de Azerbaiyán.

La Plaza de la Libertad fue sobrevolada por aviones y helicópteros de las fuerzas aéreas, mientras en la bahía de Bakú buques de la Armada de Azerbaiyán realizaban una formación de honor.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2022
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD