11-12-2020 / 11:10 h EFE

Chipre entró este viernes en el segundo confinamiento del año para tratar de contener el aumento de casos de covid-19 con el cierre de la restauración, el comercio y las iglesias, restricciones que se suman al toque de queda y otras limitaciones ya vigentes desde finales de noviembre.

Las medidas que estarán en vigor al menos hasta el 31 de diciembre incluyen además el cierre de la enseñanza secundaria presencial, y a partir de ahora las clases se impartirán en línea.

Los servicios en las iglesias serán sin público, con excepción de bodas, funerales y bautizos, que se podrán celebrar con un límite de 10 personas.

El ministerio de Sanidad anunció que continúa además en vigor el toque de queda entre las nueve de la noche y las cinco de la mañana, anunciado el pasado 27 de noviembre.

Se extienden además hasta finales de diciembre, la prohibición de reuniones en lugares privados de más de 10 personas, incluidos menores; las visitas a hospitales, y las concentraciones en lugares públicos.

El Gobierno de Chipre decidió ampliar las restricciones tras el aumento de la tasa de positividad de las pruebas de PCR del 3,5 % al 5,5 %.

Chipre, con una población de unos 850.000 habitantes, ha registrado 13.649 casos confirmados y 70 muertes desde el estallido de la pandemia.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD