15-12-2020 / 19:50 h EFE

El Gobierno de Somalia anunció hoy la ruptura de relaciones diplomáticas con la vecina Kenia, a la que acusó de interferencia en los asuntos internos del país.

Como resultado de esa medida, el Gobierno somalí ordenó a los diplomáticos kenianos presentes en el país que se marchen en un plazo de siete días a partir de hoy, al tiempo que retirará su propio personal diplomático de Kenia en un semana.

En una declaración emitida en la televisión estatal SNTV, el ministro somalí de Información, Osman Abukar Dubbe, explicó que el Ejecutivo tomó la decisión "en respuesta a los repetidos abusos políticos y la flagrante injerencia del Gobierno de Kenia en la soberanía" de este país.

"El Gobierno Federal de Somalia garantiza la independencia, soberanía y unidad del pueblo somalí mediante la Constitución, las leyes y el derecho internacional. El Gobierno no comprometerá la libertad, la independencia y la soberanía del pueblo somalí", subrayó el ministro.

Dubbe añadió que el Ejecutivo somalí "ve al pueblo de Kenia como un pueblo que ama la paz y la coexistencia entre los pueblos de la región, y tiene lazos profundos con el pueblo de Somalia basados en la buena vecindad y la cooperación".

Por su parte, el portavoz del Gobierno keniano, Cyrus Oguna, aseguró hoy ante los medios en Nairobi que Kenia no seguirá el ejemplo de Somalia, y que por el contrario, formará un equipo a fin de encontrar una solución diplomática.

"Somos una nación superior, no podemos hacer lo mismo que Somalia. Si lo hacemos parecerá una venganza, por lo que dejaremos que IGAD (la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo en el Este de África) y COMESA (Mercado Común de África Oriental y Austral) tomen el control", dijo Oguna.

Esta disputa diplomática tiene lugar después de que el presidente de la autoproclamada independiente región somalí de Somalilandia, Muse Bihi, llegara a Kenia el pasado día 13 para una visita de Estado de tres días.

Somalilandia no está reconocida internacionalmente, aunque tiene constitución, moneda y gobierno propios, e incluso un mejor desarrollo económico y mayor estabilidad política que Somalia.

Las relaciones diplomáticas entre Kenia y Somalia ya se deterioraron el año pasado, después de que Kenia acusara a Somalia de subastar cuatro bloques de petróleo en alta mar en una área costera en disputa, una acusación que negó Somalia.

Kenia invadió Somalia en octubre de 2011, después de una serie de secuestros atribuidos al grupo yihadista somalí Al Shabab en su territorio, aunque las tropas kenianas se integraron más tarde en la fuerza de la Unión Africana en Somalia (AMISOM), que combate a los fundamentalistas en colaboración con el Ejército somalí.

Desde entonces, los radicales islámicos han perpetrado numerosos ataques en Kenia.

Este grupo, que controla parte del centro y el sur de Somalia y aspira a instaurar en ese país un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador), se atribuyó el atentado del 15 de enero de 2019 contra un complejo hotelero de Nairobi, que causó 21 muertos.

El ataque más grave de Al Shabab en suelo keniano tuvo lugar en abril de 2015, cuando 148 personas murieron en el asalto de un comando terrorista a la Universidad de Garissa.

Somalia vive en un estado de conflicto y caos desde 1991, cuando fue derrocado el dictador Mohamed Siad Barré, lo que dejó al país sin Gobierno efectivo y en manos de milicias islamistas y señores de la guerra.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Mayo 2022
L M X J V S D
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD