16-12-2020 / 20:22 h EFE

El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, quiere que los países ricos se impliquen en lo que llama "una vacuna económica" que permita al mundo en desarrollo acceder a financiación con la que superar la crisis de la covid-19 y no quedar descolgados de la recuperación, con el riesgo global que implica.

"Quiero hacer un llamado respetuoso a los líderes, particularmente en Europa", pero también a otros miembros de la OCDE, para que miren más allá de sus países en la estrategia de superación de la crisis, subrayó Alvarado este miércoles en una entrevista telemática a Efe.

Un día después de haber participado en la XII edición del Foro Económico sobre Latinoamérica y el Caribe, convocado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y Francia, Alvarado insistió en que "hay que hacer un llamado de atención al liderazgo europeo, al de Estados Unidos".

El objetivo es que "vuelvan su mirada al mundo emergente", ya que "solo tendremos una recuperación plena" de la covid-19 si todos los países salen adelante, explicó.

A ese respecto, hizo notar que la pandemia "va a dejar muy golpeadas las economías de América Latina" y que, a diferencia de lo que se está haciendo en Europa o en Estados Unidos, allí no hay margen fiscal para poner en marcha planes masivos de ayuda a los sectores y las poblaciones más afectadas.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) anunció hoy en Santiago de Chile que Latinoamérica se contraerá un 7,7 % este año, casi dos puntos menos de lo previsto en julio. Además, calcula que hasta 45 millones de personas caerán en la pobreza este año 2020, elevando la cifra a 230 millones.

Alvarado advirtió de que ese golpe en economías frágiles como las latinoamericanas tendrá consecuencias negativas duraderas en su comercio exterior, en el desempleo, en las migraciones y en la estabilidad política, cuestiones que también acabarán afectando al mundo desarrollado.

Por eso, defendió la iniciativa que él mismo lanzó a la comunidad internacional en septiembre y que ya cuenta con el apoyo entre otros de Jamaica o Canadá, para un Fondo para Aliviar la Economía Covid-19 (FACE) como mecanismo de solidaridad internacional.

El objetivo es que, a través del 0,7 % del producto interior bruto (PIB) de las 20 mayores economías mundiales, se financien préstamos blandos con un interés inferior al 3 % para los países en desarrollo.

Por otro lado, Alvarado calculó que Costa Rica se convertirá formalmente en el miembro número 38 de la OCDE "para el primer trimestre de 2021".

La OCDE ya dio su visto bueno a esa adhesión, que ahora está "en los trámites internos", en concreto en una fase de consulta constitucional antes de que el convenio de ingreso vuelva al Congreso para su ratificación final.

El jefe del Estado recordó que en diez años de preparativos para esa adhesión se han superado los requerimientos de "una veintena de comités" de la organización que han necesitado reformas muy importantes. Solo durante su mandato, se han adoptado "14 leyes" para ajustarse a los estándares de la OCDE.

"Esto no es nada más que el inicio", señaló, antes de mostrarse convencido de que la integración en el conocido como el "club de los países desarrollados" ayudará a Costa Rica a "mejorar la gobernanza".

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Octubre 2022
L M X J V S D
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD