09-04-2022 / 12:50 h EFE

Hamlet Lavastida, un artista plástico cubano que estuvo en prisión porque el Gobierno de Cuba veía en su obra una amenaza, anticipa tiempos muy difíciles para su país por la fuerte dependencia que tiene de Rusia, cuyo apoyo a sus aliados disminuirá previsiblemente por el esfuerzo de la guerra contra Ucrania.

En una entrevista con Efe, Lavastida afirma que desde el turismo ruso que ha dejado de llegar a la isla hasta la probable interrupción de las importaciones de trigo y de leche en polvo, todo apunta a que la guerra en Ucrania puede llevar a Cuba a una crisis como la que sufrió en los años noventa.

El artista ha sido uno de los oradores en la Cumbre por los Derechos Humanos y la Democracia, una reunión anual de disidentes y expertos en Ginebra, desde donde analiza cómo el presidente Miguel Díaz-Canel "perdió legitimidad" durante las protestas del pasado 11 de julio por su llamamiento "a una confrontación entre militantes comunistas y ciudadanos".

Lavastida (38 años) pasó 87 días en la cárcel de máxima seguridad de Villa Maristas en 2021 por su participación en los movimientos cívicos de "San Isidro" y en el "Manifiesto del 27 de Noviembre", cuyas imágenes imprimió en billetes de pesos cubanos como una forma de protesta artística.

De prisión salió directamente al exilio (se encuentra en residencia artística en el Kunstlerhaus Bethanien de Berlín) y recuerda a otros artistas - como Luis Otero Alcántara, Maykel Castillo y Abel Lescay - que están ahora en la cárcel como parte de "los esfuerzos de depurar todas las esferas de la sociedad y escarmiento a la comunidad intelectual y artística".

P. ¿Por qué las autoridades cubanas apresan a artistas? ¿Dónde ven el peligro?

R: Los artistas siempre han estado en el foco del poder político en Cuba y estas nuevas generaciones que han estado educadas dentro del proceso revolucionario han visto que no hay descanso en la represión

P. ¿Es cierto que el exilio fue una condición para tu libertad?

R. Sí, de otro modo estaría en la cárcel y se ha demostrado que los procesos judiciales en Cuba son arbitrarios y hasta ilegales. Existe un incentivo moral para estar dentro de Cuba, pero también para estar fuera. El exilio es algo que está dentro de la mentalidad cubana, los exiliados han existido desde que Cuba es Cuba, desde el siglo XVIII.

P. ¿Por qué ninguno de los cambios de liderazgo político de los diez últimos años ha llevado a la apertura democrática que se espera en Cuba?

R. Diría que ha habido un cambio pero hacia la ilegitimidad. Lo que tiene que ocurrir es que desaparezca la generación histórica, como se llaman ellos mismos, que tiene la bota sobre la generación que está en el poder y que son tecnócratas que solo saben recibir órdenes con un sentido de disciplina que viene de su militancia comunista.

P. ¿Es posible que el presidente Día-Canela conduzca el cambio?

R. Se ha visto, sobre todo desde el 11 de julio pasado (últimas protestas masivas en Cuba), que Díaz-Canel no tiene la simpatía de la mayoría de la población de a pie. El cometió el gran error de llamar básicamente a una confrontación entre militantes comunistas y ciudadanos cuando dio la orden de combate a la fuerza militar y policial frente a gente que protestaba pacíficamente. Yo creo que en ese momento Díaz-Canel perdió la legitimidad de ser la persona que podía dirigir la transición en Cuba. La gente no lo quiere porque tiene a más de mil presos políticos, de los que 700 son personas que protestaron el 11 de julio.

P. ¿Qué impacto tendrá la guerra en Ucrania en el apoyo ruso a Cuba?

R. El turismo ruso es muy importante para el Gobierno cubano y ahora no está llegando. El trigo, la leche en polvo y otras cosas, que sobre todo apoyan al aparato militar, ya no llegarán de Rusia. En Cuba ahora mismo se ven largas colas para conseguir pollo, pan y otros insumos, mi propia madre me habla del desabastecimiento que hay. La dependencia de Cuba de Rusia va desde la infraestructura militar y de ciberseguridad hasta los sectores alimentario y automotriz, así que temo que esto va a ser como en los noventa, o sea que vamos a vivir un nuevo noventas, si no es que peor. Yo auguro un año muy malo para Cuba.

P. ¿Cómo ves tu futuro luego de que en algunos meses termines tu residencia artística en Berlín?

R. Yo quiero continuar desarrollando mi trabajo, que tiene que ver con una investigación rigurosa de la historia y de la propaganda política en Cuba para entender lo que sucede, encontrar las omisiones y las falsificaciones históricas, que es lo que trato de evidenciar y para lo cual uso el dibujo, el diseño, collages y vídeo animaciones.

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Septiembre 2022
L M X J V S D
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 30  
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD