29-05-2022 / 21:20 h EFE

Javier Martín

Santiago de Chile, 29 may El nuevo embajador de Chile en España, Javier Aguirre, cree que ambos países comparten visiones que les convierten en aliados estratégicos hacia la transformación del actual modelo económico y defiende el gran beneficio mutuo que producirá ampliar estas excelentes relaciones al sector de la cultura.

En una entrevista con Efe antes de viajar a Madrid, Aguirre, un joven diplomático bregado en las luchas estudiantiles junto al actual presidente Gabriel Boric, insiste en que los cambios que éste promueve garantizarán y mejorarán las oportunidades de intercambio comercial y económico.

En particular en aspectos como la lucha contra la crisis climática, la transformación del modelo de negocio extractivista y la redistribución de las riquezas, un cambio que Chile quiere compartir con la Unión Europea a través de sus lazos con Madrid y con el que pretende también que Latinoamérica progrese y recupere su voz.

En especial en el llamado modelo de "desarrollo en transición", una forma de entender las relaciones internacionales que supone un “cambio significativo para Latinoamérica, a la hora de recibir recursos económicos, pero también humanos, un flujo intelectual, cultural, académico que haga florecer a cada uno de los países pero también a la iberoesfera".

LA INSTITUCIONALIZACIÓN COMO GARANTÍA

Aguirre recuerda a aquellos que dudan sobre el giro de rumbo ocurrido en Chile desde el estallido social, la gran protesta de 2019, que el objetivo del nuevo Gobierno es “darle respuesta a las demandas sociales, a través de transformaciones sustantivas que afecten de manera positiva a la vida de la ciudadanía“.

E insiste en que la capacidad que tuvo el pueblo chileno para canalizar aquellas protestas a través de la institucionalización es el mejor aval para empresas y organizaciones internacionales.

“Chile ha venido siendo un país serio, un país ordenado, un país republicano a lo largo de toda su historia, pero hoy en día de la forma más sincera que nunca, y la prueba de ello es el 18 de octubre”, fecha de un estallido que buscaba "acabar con un sistema profundo de desigualdad que ha ido concentrando la riqueza en grupos pequeños del país", explica.

La diferencia es que los chilenos y chilenas fuimos “capaces de darle un cauce institucional a ese proceso, un cauce institucional tiene que ver con actorías políticas. Es algo que nos pone a la cabeza de una Latinoamérica que está recuperando su voz y queremos que en ese recuperar la voz Europa tenga un rol también”, subraya.

PROCESO CONSTITUYENTE

Un aval que refuerza el actual e inédito proceso Constituyente, que busca cambiar la Constitución impuesta durante la dictadura de Augusto Pinochet (1975-1989).

"Para algunas personas nuestra posición puede ser profundamente radical, pero si uno lo ve a nivel comparado, lo que está proponiendo Apruebo Dignidad es una cuestión civilizadora”, argumenta.

“Es lo que garantiza más gobernabilidad, más sustentabilidad en el tiempo porque finalmente es resolver las demandas que nos llevaron al momento de inestabilidad, y uno puede resolverlas por la violencia, generando más violencia, o a través de un momento de apertura y profundización democrática como el que estamos viviendo, que no solo va a aportar un futuro mejor, sino también, repito, más tranquilidad”, insiste.

OPORTUNIDADES ECONÓMICAS

Aguirre quiso, además, mandar un mensaje de seguridad a las empresas españolas y subrayó que todas a aquellas que compartan principios como la reconversión de empleo y el uso de nuevas tecnologías para redistribuir la riqueza y el bienestar tendrán un cálida bienvenida

“No solamente traen recursos económicos, también lo que traen son prácticas empresariales que están a la altura de las relaciones entre empresarios y trabajadores en Europa y que mejoran la situación del mercado empresarial en Chile”, afirmó.

“Y lo mismo sucede a la inversa, son muchas las pequeñas y medianas empresas chilenas que pueden ingresar a Europa a través de las relaciones comerciales que existen con España", señaló.

EJEMPLO ESPAÑOL

El diplomático recapituló, asimismo, la historia política paralela que han tenido España y Chile en el las últimas décadas y subrayó que el hecho de que ambos países tenga gobiernos de coalición con postulados económicos y sociales progresistas favorece la cooperación.

“El ejemplo español para nosotros es un ejemplo importantísimo, por ejemplo a través de la agricultura de bajo impacto hídrico, y a través también de la reconversión del modelo productivo, en la forma que va a utilizar los fondos de nueva generación de la UE”, aseguró insistiendo en que se necesita un giro.

“Pero no cualquier giro, y eso es algo que el sur global tiene que tener muy claro, la transición hacia modelos de desarrollo, modelos productivos que sean respetuosos del medio ambiente, una transición que tiene que ser verde y justa.

El objetivo de la embajada y el gobierno chileno es trabajar para conseguir que Chile se convierta en un polo cultural “que abra las puertas a un desarrollo de nuevo tipo que tenga menos impacto ambiental, como tiene hoy en día el extractivismo, y que tenga, además, mayor retorno", afirmó.

“Dejar de tocar de mala manera nuestros glaciares y empezar a tocar nuestro ingenio, nuestra capacidad productiva, nuestro I+D y para eso, España de nuevo es un socio estratégico fundamental”, concluyó. Efe

jm/ie

(Foto) (vídeo)

 
Noticias relacionadas

    No se ha podido acceder al contenido, vuelve a intentarlo más tarde.
PUBLICIDAD
<< >> Agosto 2022
L M X J V S D
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30          
Búsqueda por días
Introduce la fecha
PUBLICIDAD